sábado, 16 de mayo de 2009

DE VÉLEZ AL EXTERIOR

Este artículo quiero dedicarlo a todos aquellos futbolistas nacidos en Vélez-Málaga, y que por diferentes razones personales o deportivas, triunfaron en otros lugares de la geografía futbolística de nuestro país. Juagadores todos ellos de nuestra cantera que se formaron como hombres y deportistas pero que tuvieron una mejor suerte lejos en su ciudad natal.

Unos llegaron a lo más alto, otros se quedaron a medio camino dentro de la jerarquía de las categorías que existen en el fútbol español, pero todos han enriquecido el palmarés de la cantera que existe tanto en Vélez-Málaga como en Torre del Mar, fomentando entre los más jóvenes de cada época la ilusión por el deporte, en este caso el balompié.

Ya desde un principio el Vélez y el Azucarera Larios de Torre del Mar exportaron algunos jugadores, el exiliado en Francia, Luchana, jugaría en el Racing de Paris; en los años cuarenta el defensa, Juan Zapata por el Almería y los torreños, Agüera y Orteguilla con el C.D. Europa de Barcelona.

En los cincuenta el portero Milanés jugaría en el Puerto Real, y en los sesenta más jugadores de Torre del Mar, el defensa Mangüi en el Atl. Marbella y los centrocampistas, Dominguillo con el Algeciras C.F. (segunda foto) y Segura con el Albacete.
Caso especial es el veleño, Pepe Santacruz (foto cabecera) que del Vivar Téllez pasó a jugar con Atl. Marbella, después, Elche, Algeciras, Albacete y Manacor. Recaló nuevamente en el Atl. Marbella para colgar las botas en Vélez.

Como los mencionados pero en etapas más modernas, podíamos citar a Cortés en el Cacereño, el desaparecido Guti en el Mármol Macael, Germán Chica en el Guadix, Arturo López en el Poli. Ejido, Alex en el Málaga C.F de tercera así como en el Linares, Carolinense, Ronda, Nerja y Barrio; Efren Reyero que jugó eliminatorias de UEFA con el conjunto galés del Llanelli AFC; Javi Fernández actualmente en el Toledo, milito antes en la U.D. Almería B o Dani González en el Ejido B y Denia.

Todos estos futbolistas mencionados, realizaron un papel muy digno en otros equipos y otras superiores o iguales categorías en las que anteriormente militaban y cuando un buen día les ofrecieron cambiar de aires.
Sin embargo estos futbolistas no tuvieron la suerte de poder debutar en Primera División, una categoría en la que nuestro municipio ya ha aportado hasta la fecha a ocho jugadores tras el debut del veleño Javi Guerra con el Valencia C.F.
Hagamos un repaso a los jugadores de primera:

ESTEBAN VIGO
El primer jugador en militar en la máxima categoría del fútbol nacional fue Esteban Vigo Benítez (17-01-55), que en la campaña 77-78 jugaría en F.C. Barcelona tras su paso por el C.D. Málaga, Atl. Marbella y antes en el C.D.Veleño.
El “Boquerón Esteban” debutaría con el Barcelona en el Camp Nou (4 septiembre del 77) en un F.C. Barcelona-Real Sociedad (1-0).
Esteban que más tarde llegaría a ser tres veces internacional con la selección española y anteriormente olímpico (Montreal 76) entraría al terreno de juego en el min.71 de partido en sustitución de su compañero Clarés.




ANTONIO VARA
Nacido en Vélez en la Puerta Real de la Villa en 1955, pero de muy joven ubicado en Málaga capital, aparece tras los pasos de Esteban Vigo. Hablamos del defensa Antonio Vara Romero, un jugador que tras pasar por el Atl. Juval y los diferentes escalafones inferiores del club de la Avda. de Martiricos, debutaría en Primera División en el encuentro que disputarían el 18 de diciembre de 1976, la U.D. Las Palmas y el C.D. Málaga (2-1).
Vara disputaría entre la 76-77, 77-78 y 78-79 un total de 49 partidos 20 en Primera. Acabaría su carrera deportiva jugando en equipos como el C.D. Linares y Antequerano en Segunda B. Para muchos veleños un total desconocido.

TELLO
Un veleño de corazón bético sería quién continuase la estela de Esteban y Vara en jugar en la Primera División. Hablamos de José Carlos Fernández Tello (4-06-60), que en la campaña 79-80 (en concreto un 11 de noviembre del 79) disputaría su primer encuentro con el Real Betis, fue en el estadio Rico Pérez ante el Hércules de Alicante (1-1).
Tello pasó de jugar siendo juvenil en el primer equipo del C.D. Veleño al Betis Deportivo, y después al Calvo Sotelo, una campaña después pasaría al primer equipo verdiblanco del Villamarín. Este delantero militando en el equipo de Puertollano llegaría a debutar como jugador internacional sub-21. Jugó en el Betis 27 partidos en las campañas (79-80, 80-81 y 81-82) para pasar al Granada C.F. (82-83 y 83-84), C.D. Málaga (84-85 y 85-86), Córdoba, Melilla y Marbella. Colgó las botas en el Vélez C.F.

ANTONIO HIERRO
Los hermanos Antonio y Manuel Ruiz Hierro seguirían a Tello.
El mayor de esta familia tan futbolera, Antonio (17-05-58), debutaría en Primera en la campaña 82-83, primera jornada (4 septiembre 82) en un C.D. Málaga- Sporting de Gijón (1-1). Lo haría partiendo en el equipo titular y tras haber logrado con el C.D. Málaga una campaña antes (81-82) el ansiado ascenso a la categoría de oro de nuestro fútbol. Hierro I como así figuraba en las alineaciones había debutado meses antes en Segunda en el estadio La Rosaleda en un C.D. Málaga-Real Murcia (2-0). Mucho antes había militado en Tercera con el San Pedro cedido por el Atlético Malagueño.

MANOLO HIERRO
Su hermano Manolo (09-12-62), conocido por Hierro II, y que también ayudó al ascenso del extinto C.D. Málaga a Primera División en la (81-82) tardaría justamente siete meses y dos días en debutar en la máxima categoría.
Fue en el partido C.D. Málaga-Osasuna (1-1) el 6 de marzo de 1983 y en la 27ª jornada. Manolo Hierro entraría mediada la segunda parte en sustitución del delantero José.

Fue el único de la saga de los Hierro que no jugó en el primer equipo de su ciudad, ya que pasó tras jugar en juveniles al Atl. Malagueño. Tras jugar en el Málaga, pasó al Real Valladolid, Barcelona (donde no jugó) Betis y C.D. Tenerife.




AZUAGA
Un torreño asoma tras los dos primeros Hierro del C.D. Málaga, nos referimos a Juan Manuel Azuaga Jiménez (03-03-65), genial centrocampista que imprimía un toque exquisito al balón, debutaría en una fecha que para muchos aficionados al fútbol de Málaga y provincia nunca olvidarán.
Se jugaba la segunda jornada de la liga de la 83-84, y visitaba La Rosaleda el 11 septiembre del 83 el Real Madrid de Juan Gómez "Juanito", equipo que sería goleado por 6-2 ante un irreconocible C.D. Málaga.
Azuaga entraría en el campo en el min.77 sustituyendo a su compañero Martín y con la idea de marcar el juego que realizaba el hoy día seleccionador nacional, Vicente del Bosque. Ha sido jugador internacional en la categoría de sub-18. Tras jugar en el Málaga paso al Hércules de Alicante, Marbella, Antequerano, Melilla, Vélez y Torre del Mar.

FERNANDO HIERRO
Otro Hierro entra en escena, sin duda el más laureado por el momento de todos los jugadores que han nacido en Vélez-Málaga.
Conceptuado como uno de los mejores defensas del mundo, Fernando Ruiz Hierro (23-03-68) debutaría en Primera División con el Valladolid en la sexta jornada de la campaña 87-88 (4 octubre del 87) en partido ante el R.C.D. Espanyol (1-0).
Fernando que una campaña después pasó al Real Madrid, llegó a jugar en la máxima categoría un total de 439 partidos, de ellos 432 de titular. Fue internacional en 89 ocasiones. Ha sido también en varias ocasiones jugador FIFA.
Tras jugar en el Madrid, paso al equipo del Qatar y colgó las botas jugando en la Premier League con el Boltón Wanderes.
Actualmente es Director Deportivo de la Real Federación Española de Fútbol, en el tiempo que lleva en ese cargo nuestra Selección Absoluta se proclamó en Sudáfrica Campeona del Mundo.

MIGUEL BURREZO
El delantero Miguel Ángel Burrezo Quintero, natural de Torre del Mar seguiría a Fernando en la lista de jugadores que daban el salto a Primera. Miguel con 21 años tuvo la oportunidad de jugar en La Rosaleda con el Málaga C.F. en la campaña (99-2000) y ante el Real Mallorca.
Las lesiones de los delanteros de la primera plantilla blanquiazul que por entonces entrenaba Joaquín Peiró, dio opciones a que el torreño en las filas del equipo B, fuese convocado y tener la suerte de poder jugar, aunque sólo fueran seis minutos, en la elite del fútbol nacional, lo hizo sustituyendo al centrocampista Ruano.
El partido celebrado el 12 de marzo de 2000 acabaría con empate a cero. Burrezo que un año después fue cedido al Algeciras C.F., pasaría más tarde a jugar en el Vélez C.F. y la U.D. Torre del Mar. Durante un tiempo dejaría el fútbol perseguido por diferentes lesiones. Afortunadamente volvería a calzarse las botas para jugar en el Nerja y de ahí dar el salto, siendo el veleño Tello entrenador, al Antequera C.F. en Segunda B.
Este pundonoroso delantero, volvería a jugar en el Vélez y en estos momentos lo hace en el Nerja (10-11)

JAVI GUERRA
Nuestro último invitado, que por el momento hace el número nueve en esta lista de oro de nuestro fútbol, es un joven chaval nacido en Vélez-Málaga, Javier Guerra Rodríguez (15-03-83), que tras dar algunas trechas en diferentes equipos de segunda y segunda B, por fin la suerte le pudo sonreír. Su sueño de debutar en Primera se le cumpliría debutando en uno de los mejores clubes de Europa, el Valencia C.F.
Aunque el resultado no le fue propicio para su equipo, esta promesa ya camino de estrella de nuestro fútbol entraría en la lista de grandes al pisar el césped del Coliséum Alfonso Pérez de Getafe y ante 12.000 espectadores en el minuto 83 de partido y sustituyendo a otro grandísimo delantero, el internacional Angúlo. El Valencia caería por 3-0.
Actualmente milita en el Ryo Vallecano de Segunda División y tras haber pasado por el Granada 74, Deportivo Alavés, Levante, Cardiff, Málaga CF. Mucho antes lo hizo en el F.C. Barcelona de Tercera División.
Por cierto, su hermano gemelo Emilio juega en el Atlético de Madrid B.
Desde este blog quisiera dar las gracias a todos estos futbolistas que nos han hecho sentirnos orgullosos de tener una de las mejores canteras del fútbol en
Andalucía y como no, dentro de la enorme galaxia del fútbol. Jugadores veleños, deportistas reconocidos y personajes que para todos son de Primera.

viernes, 15 de mayo de 2009

¿QUE TAL UN PIERDE PAGA?

El juego de Futbolín se convirtió hace ya tiempo en el punto de encuentro en bares, puertas de colegios y kioscos en medio de plazas abandonadas y a medio reformar. Moneda a moneda y gol a gol, los chicos se encontraban frente a frente, bien parados y con las manos en los pomos. Los jugadores bailan, chutaban la pelota pulida y éramos entonces los Amancio, Kubala, Pelé o Maradonas por unos momentos.
Me vuelvo niño al escribir esto, y recuerdo mi juventud con los campitos verdes y azules de futbolín, muchos ya viejos y con la pintura descascarada, y que siguen aún presentando un clásico ante una tribuna de papel y ante los ojos ansiosos de jugadores y público que esperabamos el resultado de ese partido al mejor de cinco goles…
Este articulo va dedicado a Alejandro Campos Ramírez, creador del fútbolín. Un gallego al que conocí haca ya años, nacido en La Coruña en 1919 y apodado popularmente desde 1936 por Alejandro “Finisterre”, y que según me contó, le cambiaría la vida un bombardeo cuando tenía 16 años.
Tal y como recordó años después, la idea del futbolín surgió “Por culpa de una bomba nazi, de las que lanzaron sobre Madrid y en la que quedé sepultado entre cascotes, con heridas graves. Me llevaron a Valencia y luego al hospital de la Colonia Puig de Montserrat. La mayoría de los niños y otras personas que allí estábamos, nos habíamos convertido en mutilados de guerra. Yo había jugado al fútbol (incluso perdí un diente una vez de una patada) pero eso ya no era nada en comparación a lo que me ocurría, me había quedado cojo y envidiaba a los niños que podían jugar” afirmo.
También Alejandro Campos amaba el tenis de mesa, así que un día pensó: ¿Por qué no crear el fútbol de mesa? En esas circunstancias inventó el futbolín y fabricó con su amigo el carpintero vasco Francisco Javier Altuna, el primer modelo que fue patentado en Barcelona, y en el que los futbolistas eran de madera de Boj, un material que permitía todo tipo de efectos y sutilizas ante una pionera pelotita que estaba fabricada de corcho aglomerado.
Aquel invento fue mano de Santo, la chiquillería se volcó sobre el nuevo juguete, y en especial los niños mutilados, que pudieron participar y, a menudo ganar, jugando nuevamente al fútbol… pero de mesa.
Y precisamente ese fue el inicio de la historia del futbolín, esa salida alterna a esa falta del don en las piernas, toda una confabulación del destino: una guerra civil en España que anuló la fabricación de juguetes para los niños y esa misma guerra que mutilaba a los soldados que en su recuperación buscaban la forma de entretenerse y un poeta e inventor con una idea que buscaba la forma de saciar sus instintos futboleros.
Alejandro, que había registrado este juego en 1937, tuvo que exiliarse a Francia por el triunfo franquista en la guerra, con tan mala suerte, que extravió en una tormenta los papeles de la patente mientras atravesaba andando, como otros tantos españoles, los Pirineos.
A ese pionero futbolín, le seguiría entre 1939 a 1945 uno de forma plegable al que se le denominó “de maletita” y que era algo más pequeño, de peso liviano y que se caracterizaba por unas primitivas barras telescópicas y tener sus jugadores pintados a mano de color rojo y azul y también amarillo.
Sobre este tipo de futbolín de maleta, tuve la suerte de adquirir hace cuestión de nueve años, fue en una subasta de juguetes que se realizó en Barcelona y en la que a un precio nada relevante, aquel invento de Finisterre paso a mi colección particular. Que gran suerte tuve aquel día, de mañana compre el futbolín y de tarde pude transmitir para RNE el partido en el Nou Camp entre el Barça y el Málaga, y que terminaría con victoria para los de Joaquín Peiró por 1-2.
Después de consultar con varios entendidos en el coleccionismo de juguetes, estos me informaron que curiosamente la ciudad de Málaga fue una de las centrales operativas en la importación de este juguete para toda Andalucía y que el modelo que había adquirido, se trata en concreto de una edición que se fabricó entre 1941 y 45 y que tenía como novedad, aparte de ser plegable o de maletita, el de tener un contador en forma de varilla para llevar la cuenta de los goles que se marcaban.

Este futbolín es una de esas joyas que le tengo mucho aprecio dentro de mi variada colección, como el disco de pizarra “Los leones rojos” que es el primer himno dedicado a la selección española de fútbol, las botas de Juanito, las de Just Fontaine, la camiseta de Pelé en la película “Evasión o Victoria”, la del ídolo del Málaga, Viberti o uno de los balones con la que se jugo la final de la Eurocopa 2008.

Pero volviendo al futbolín, éste era en definitiva, una forma más para poder trasladar este juego a cualquier lugar y así poder entretener a aquellos jóvenes que deseaban, ante las adversas circunstancias de lo que significó la post guerra, el poder practicar ese juego, el fútbol.

Años más tarde (1952) cuando “Finisterre” se instaló en Guatemala, éste perfecciono el futbolín hasta lograr una autentica obra de arte, las pionera barras telescópicas se harían de acero sueco y la mesa de caoba de Santa Maria, la mas fina del mundo. Dada la habilidad y delicadeza de los indios para la juguetería, Guatemala era un lugar idóneo que ofrecía, además, embarques a los océanos Atlántico y Pacifico y estaba cerca de un centro de comunicaciones tan importante como el canal de Panamá. Ello le animó a otras innovaciones, como las cajas de música y el baloncesto de mesa, con una pelota con aplicaciones metálicas que permitían la atracción por magnetismo.

Pero cuando el futbolín ya empezaba a venderse bien en Centroamérica, Castillo Armas invadió Guatemala y nuestro gallego inventor por su militancia izquierdista y la competencia que hacia el negocio al monopolio estatal de maquinas tragaperras.
Las mismas dificultades encontró en otros países: el futbolín pudo ser un gran negocio en Estados Unidos, pero para ello habría que haber tenido que llegar a acuerdos con la mafia.

En cuanto a México, donde se instalo en 1956, fue pirateado de inmediato sin posibilidad de control de royalties, por lo que decidió dedicarse a la edición de libros de arte y la obra de los exiliados.
Fue así como empezó a publicar a León Felipe, a quien había reencontrado allí. Y cuando regreso a España en los años 60 se encontró con la sorpresa de que el país estaba lleno de futbolines. Aunque el no sabia que por entonces, su prototipo de la colonia Puig había conocido una fulminante expansión en plena guerra civil, y los fabricantes valencianos lo habían convertido en la posguerra en el juego nacional por excelencia. Su invento, que había nacido en un hospital de sangre y en otros países, se utilizaría para que los niños recuperasen reflejos y movimientos, era ya los tiempos en la que nuestra selección le ganaba la final de la Copa de Europa a Rusia.

”Finisterre” no pudo por menos de asombrarse de la transformación sufrida por algo que el había concebido como algo lleno de matices a base de jugadores de madera y que habíamos convertido en un intercambio de trancazos entre dos bandos de futbolistas ya de plomo y balones de marmolina. Quizás empezó a entenderlo todo mejor cuando recibió aquella citación del Tribunal del Orden Público que le recordaba que no en vano había transcurrido una guerra.


Se supone que era difícil ejecutar con delicadeza algo que, después de todo, era hijo de aquel conflicto, y cuyos jugadores (fundidos en un metal que había segado la vida de más de un español) algo tenían de soldaditos de plomo que pateaban aquellas bolas compactas como si fueran balas de cañón”.

Nuestro inventor tras residir en Benajarafe (Loma Alta) durante varios años, y donde gracias a un amigo común tuve la oportunidad de conocerlo, se trasladaría a Aranda de Burgos, donde allí continuó escribiendo mientras era miembro de la Real Academia Gallega. Después fijaría su residencia en Zamora, donde gestionaría la herencia del poeta León Felipe como albacea testamentario. Falleció en Zamora, en su casa del barrio de Pinilla, a la edad de 87 años, el día 9 de febrero de 2007.
Sus cenizas fueron esparcidas en el Río Duero a su paso por la ciudad de Zamora y en el Atlántico en Finisterre.

El futbolín tiene otros nombres en el mundo, en Argentina lo denominan “metegol”; en Bolivia “canchitas”; en Chile “taca-taca”; en México “fuchito”; en Uruguay “futbolito”, en Portugal “matraquilho”; etc.

Mientras se discute o no, que en muchos casos, una desgracia alimenta la inventiva, os propongo una partidilla al futbolín, pero eso sí, sin jugar de “cuchara” y al mejor de siete goles…